Ludger Beerbaum

El jinete olímpico alemán Ludger Beerbaum fue entrevistado en el programa en línea de Jay Duke Show. Cosas interesantes supimos de este jinete que después de obtener varias medallas olímpicas, la última en Río hace 4 años, decidió retirarse de los campeonatos tipo olimpiada, europeos y mundiales. Es un verdadero Master en el más estricto sentido de la palabra. Entre su cosecha se incluyen tres medallas por equipos olímpicas y una individual, dos en Juegos Ecuestres mundiales, la Final de la Copa del Mundo en 1993 y la Final de la Copa de Naciones tanto por equipos como individual. Cuatro medallas por equipos y dos individuales en campeonatos europeos y un sinnúmero de triunfos en Grandes Premios incluyendo el Masters de Spruce Meadows y el prestigiado CHIO de Aachen.
Nos sorprendió, entonces, que el inicio en el deporte hípico haya sido menos notable. Reveló Ludger que le interesaba en su niñez jugar más al futbol soccer que montar a caballo. En realidad, confesó, le tenía un poco de miedo a los caballos cuando tenía diez años, hasta que empezó a tomar clases de equitación. En Alemania no puedes saltar hasta que no hayas aprendido bien el adiestramiento, o sea que le tomó dos años dar su primer salto a la edad de doce años.
Las dos grandes influencias ecuestres en su vida, comentó, fueron Paul Schockemöle y el fallecido Hermann Schridde. La importancia de esos jinetes se demuestra cuando googleas aparecen estos dos nombres como los más exitosos del mundo en el deporte. Esto pasa, dijo, en un país que tiene una historia de apoyo al deporte, la cría y el desarrollo ecuestre.
A la edad de quince años tuvo la oportunidad de tomar una clínica con Hermann Schridde (Campeón Olímpico alemán y entrenador del equipo germano) durante sus vacaciones escolares, lo que repitió por seis años. Esto le abrió la puerta y conoció a Paul, quien además de presentármelo le sugirió que empezara a trabajar con él. Lo difícil, recuerda, es poder convencer a sus padres que le insistían, como siempre pasa en este deporte, que terminara sus estudios. Finalmente consiguió que le permitieran tomar un año sabático, y al final cedieron cuando los convenció que se podía ganar la vida con los caballos.
Trabajando con Paul tuvo de compañero al también campeón olímpico alemán Franke Sloothaak, quien ya era una estrella en el establo. Este principio tan difícil y a la vez que le fue tan fácil le dio toda la perspectiva para iniciar en una muy rica carrera hípica.
Lo más difícil, lo que le costó más trabajo, es demostrar su valía y demostrarle a sus padres que podía ganarse la vida y ser competitivo, y su puso como meta el vencer a los Sloothaaks y los Whitakers, es decir en su momento lo mejor que había en la equitación de alto rendimiento. No fue una tarea fácil pues pronto se dio cuenta de lo difícil que esto era, y claro, tuvo sus tropiezos pero supo salir de los baches y lograr su cometido. “Puedes ganar una o dos veces y considerarte afortunado, pero estar en la cima y seguir ganando es otra historia. Incluso en 1989, cuando salí por mi cuenta, cuando intentas encontrar patrocinadores y montar un establo y organizar una serie de caballos, siempre hay dudas.
Desde muy joven ganó sus primeras medallas olímpicas. El oro por equipos a la edad de 25 años en Seúl y el oro individual a los 29 en Barcelona. (Hubo aquí en estos Juegos Olímpicos uno de sus baches, cuando tuvo una caída cuando se le rompió la hackamore en una de las pistas, pero logró clasificar a la Final y ganar el oro.) Pero el ganar el Gran Premio de Aachen le eludió por muchos años. Cuando por fin lo logró había sido segundo lugar en tres ocasiones, “empiezas a dudar de ti mismo de que realmente podrás lograrlo).
El Masters en Spruce Meadows le tomó diez años para estar en el desempate y terminar segundo, para ganar finalmente el CN International. “Cuando finalmente lo logré, fue tan emocionante como fue el obtener el oro olímpico” comentó.
Él ha tenido la habilidad para rodearse de magníficos caballos, al ser lo suficientemente confiable y creíble para que la gente invirtiera en su carrera y en sus caballos. “Al final es bastante suerte, las cosas tienen que ir bien”.
Logro importante fue el haber formado el binomio con Ratina, yegua que ya había tenido mucho éxito con el jinete neerlandés Piet Raymakers. Fue bastante difícil hasta que decidió que en lugar de buscar que la yegua se adaptara a él, él tenía que adaptarse a la yegua: “pensé, bueno. Ella es tan buena, no necesito cambiarla, realmente le debo a ella que me adapte a su manera. Y eso fue bastante difícil.” El resultado fue más que fenomenal. Beerbaum y Ratina Z ganaron la Final de la Copa del Mundo en 1993, el oro por equipos en los WEG en 1994 y los Juegos Olímpicos de Atlanta en 1996. Luego el oro individual y por equipos en el Campeonato de Europa en 1997.
Una historia de éxito.
Ludger Beerbaum nació el 26 de agosto de 1963 en Detmold, North Rhine-Westphalia. Ha sido rankeado como el mejor jinete de salto del mundo en varias ocasiones. Mide 1.88m de altura y pesa 80 Kgs.
Oro olímpico por equipos en 1988 en Seúl.
Plata en equipos WEG 1990 Estocolmo.
Oro olímpico individual en Barcelona 1992
Oro Copa del Mundo 1993 Gotemburgo
Oro por equipos WEG 1994 La Haya
Oro olímpico por equipos en 1995 Atenas.
Oro por equipos e individual Europeos 1997 Mannheim
Bronce Copa del Mundo 1998 Helsinki
Oro por equipos WEG 1998 Roma
Oro por equipos en los europeos Hickstead 1999
Oro olímpico por equipo en Sydney 2000
Oro individual y plata por equipos en los europeos 2001 Arnhem
Plata Copa del Mundo 2002 Leipzig
Plata individual en los europeos 2003 Donaueschingen
Bronce por equipos WEG Aachen 2006
Plata por equipos y bronce individual europeos 2007 Mannheim
Plata Copa del Mundo 2010 Ginebra
Plata por equipos europeos 2013 Herning
Plata Copa del Mundo 2014 Lyon
Plata por equipos en los europeos 2015 Aachen
Bronce olímpico por equipos en Río 2016

Sus caballos:
Goldfener 1991 entero alazán Hanoveriano por Grosso Z
Classic Touch 1998 yegua colorado Holstein, oro en Barcelona.
Retina Z 1982 yegua colorada Hanoveriana por Ramiro Z x Almé Z
Gladdys S 1992 yegua alazana Westphalian por Frandeur x Apart
PS Priamos 1982 castrado alazán Westphalian por Pilot x Direx
Enorm 1997 castrado Colorado Hanoveriano por Escudo I x Calipso II
Colour Rubin 1996 entero alazóan Oldenburg por Cordalme Z
L´Espoir 1996 castrado alazán Oldenburg por Landwind II
All Inclusive 1999 castrado colorado Westphalian por Arpeggio x Phantom
Otros caballos: Chaman, Champion Du Lys, Chiara, Priamos, Zinadine, Goldfever, Caletto II,


Suscribete
SUSCRIBETE!

Únete a nuestro boletín
ECUESTRE

Manténgase informado con las últimas actualizaciones, de los próximos eventos y mucho más.
close-link
%d bloggers like this: