Estocolmo 1956, sede alterna

Los Juegos Olímpicos se realizan cada cuatro años, y la sede de los siguientes se sabe antes de la realización de cada Juegos.  Sólo durante las dos guerras mundiales se han dejado de llevar, aunque ha habido conflictos que han llevado al boicot de ciertos juegos por ciertos países como en Moscú 1980 boicoteada por la Invasión Rusa en Afganistán, y por URSS en 1984 como represalia.  Este año tendría que haberse llevado a cabo en Tokio, por segunda vez ya que los japoneses fueron los anfitriones en 1964, sin embargo por la pandemia actual se han pospuesto para el 2021, algo inédito en el movimiento olímpico, y aun así no se puede asegurar que no se vayan a cancelar.

Pero en 1956 que los XVI Juegos Olímpicos se realizaron en Australia, en Melbourne, los ecuestres tuvieron una sede alterna en la ciudad sueca  de Estocolmo.  Esto sucedió por que las restricciones del país anfitrión en ese momento imponían una cuarentena de 6 meses para los caballos, lo que hacía imposible la realización de los ecuestres en ese lugar.   En Melbourne los Juegos se realizaron en noviembre (verano en ese hemisferio), pero ya había medallas ganadas por los ecuestres que se realizaron en junio (verano en ese hemisferio) en Suecia.   La ciudad australiana ganó la sede en 1949 a Buenos Aires por apenas un voto, 20 a 21.  Argentina no ha tenido otra posibilidad de ser sede desde entonces.  Pero también estos juegos sufrieron de otros boicots por algunos países.  La Guerra del Sinaí hizo que Egipto, Líbano e Irak se bajaran de la cita en protesta por la ofensiva militar de Israel, Francia y Gran Bretaña.  La presencia de lo que se conocía como China Nacionalista (Taiwan) desencadenó la salida de China Popular.  El aplastamiento soviético de la Revolución Húngara llevó a que España, los Países Bajos y Suiza decidieran no participar en Australia.  Es de resaltar que entre la Unión Soviética y Hungría se protagonizó un enfrentamiento sangriento, literal, de waterpolo (pero esa es otra historia).

El caso es que cuando la sede se le asignó a la ciudad australiana nadie mencionó el problema con la entrada de los caballos.  No fue sino hasta 1952 cuando surgió el tema, y el Comité Olímpico le pidió a Australia que hiciera una excepción por los Juegos, pero esta se negó.

La alternativa era quitar a los ecuestres de esa olimpiada, pero la equitación era tan importante para el movimiento olímpico que la Copa de Naciones cerraban como última prueba en el mismo estadio en dónde se hacía la clausura.  Cito el texto de Kieran-Daley “Una de las partes más espectaculares de los Juegos Olímpicos es la competencia ecuestre, con las pruebas del Premio de las Naciones como parte integral de la ceremonia de clausura”.  El problema es que la Carta Olímpica establecía que “todos los eventos deben llevarse a cabo en la ciudad elegida, o lo más cerca posible de esta… La ciudad elegida no puede compartir este privilegio con otra”.  Pero la presión de los representantes de los países miembros presionaron y el COI aceptó que la equitación se celebrara en otro país, algo inédito en su momento y que no se ha repetido.  Así en mayo de 1954 se escogió a Estocolmo, que había realizado los Juegos en 1912, ganó la sede con 25 votos contra 10 de Paris.  Río de Janeiro, Berlín y los Ángeles también eran candidatos.  Con sólo dos años de preparación se llevó a cabo en el verano de 1956, cinco meses antes de Melbourne (el verano en ese hemisferio es en el último trimestre del año).

El jinete sueco Hans Wikne fue el encargado de encender el pebetero olímpico y obviamente lo hizo a caballo.  Por primera y única vez los Juegos Olímpicos se desarrollaban en dos países, incluso en dos continentes.

Así los ecuestres de los XVI Juegos Olímpicos se realizaron del 11 al 17 de junio de 1956 en el Estadio Olímpico de Estocolmo con la participación de 159 jinetes de 29 países en las tres disciplinas olímpicas: Salto, Adiestramiento y Tres Días: Alemania, Argentina, Australia, Austria, Bélgica, Brasil, Bulgaria, Cambodia, Canadá, Dinamarca, España, Egipto, EEUU, Finlandia, Francia, Gran Bretaña, Hungría, Irlanda, Italia, Japón, Noruega, Países Bajos, Noruega, Portugal, Rumanía, España, Suecia, Suiza, Turquía, Unión Soviética y Venezuela.  Era la primera vez que Australia, Cambodia y Venezuela participaban en los ecuestres olímpicos.

En el salto participaron 66 jinetes de 24 países sobre los recorridos diseñada por Greger Lewnhaupt, no habiendo pistas sin faltas la primera vuelta.  La pista consistía en 14 obstáculos con 17 saltos en una distancia de 775 metros y una cadencia de 400 metros por minutos.  El alemán Hans Günter Winler con su legendaria yegua Halls ganó la medalla de oro con sólo 4 faltas, pero con un desgarre en la ingle no permitiéndole ni siquiera caminar.  Sabiendo que si no participaba en la Copa de Naciones su equipo se eliminaría (eran equipos de sólo tres binomios), montó aún con la lesión pasando sin faltas y asegurando también el oro olímpico.   En la competencia individual los hermanos italianos Raimondo y Piero D’Inizeo obtuvieron la plata y el bronce.  Por equipos la plata fue para Italia y el bronce para Gran Bretaña.

Hans, quien nació en 1926 en Wuppertal, es el jinete con más medallas olímpicas de la historia, ganó cinco oros, siete medallas en total.  Venía de ganar el Campeonato del Mundo en 1954 y 1955 también con Halla.  Posteriormente ganó el oro en Roma 1960 y Tokio 1964.  También lideró al equipo alemán al bronce por equipos en México 1968 y al oro por equipos en Munich 1972, finalizando con la plata por equipos en Montreal 1976 dando por terminada su carrera ecuestre en 1986 a los 60 años.  Falleció en 2018.

 

 

 


Suscribete
SUSCRIBETE!

Únete a nuestro boletín
ECUESTRE

Manténgase informado con las últimas actualizaciones, de los próximos eventos y mucho más.
close-link
%d bloggers like this: